Si eres un aficionado cachimbero, seguro que te has planteado alguna vez optimizar la fumada y el rendimiento del tabaco usando un gestor de calor. Por eso en el post de hoy hemos querido hablarte del uso de los gestores de calor para tu cachimba.

Actualmente existen distintos modelos y marcas de gestores de calor. Su función es similar a la del papel de aluminio, colocándose sobre la cazoleta y convirtiéndose en un accesorio más de nuestra cachimba. Pero se diferencian del papel de aluminio en que el gestor de calor ayuda a manejar el calor, permitiendo controlar el consumo de los carbones y la cocción del tabaco. De esta manera, el calor se distribuye uniformemente por la cazoleta y el tabaco se consume por igual.

Ventajas de los gestores de calor

El uso de un gestor de calor tiene distintas ventajas, como ahorrar en papel de aluminio y en el tiempo de preparación de la cazoleta, ya que no tendremos que preparar, cortar, colocar y puntear la capa de aluminio para utilizar nuestros carbones naturales.

Otro de los aspectos más importantes sobre el uso de un gestor de calor es que aumentará la duración del rendimiento en nuestra cachimba y el sabor del tabaco se mantendrá intenso durante más tiempo. Los carbones funcionan a pleno rendimiento dentro del gestor de calor, ya que la temperatura del interior va a ser más alta y constante gracias a las tapaderas con aspas o ventanas. Esto permitirá que el aire entre con menos caudal en su interior y que el consumo del carbón sea más lento y productivo.

Otra de las ventajas es que se reduce la ceniza que cae en nuestro tabaco y que pueda acabar tras nuestra fumada en los pulmones. Cuando utilizamos papel de aluminio, al hacerle agujeros dejamos que la ceniza de los carbones que se están consumiendo pasen al tabaco y posteriormente al agua.

Tipos de gestores de calor

Gestor de calor Provost

Este gestor de calor está compuesto por dos partes, una base metálica con pequeños agujeros donde se colocan los carbones y una tapa que te permite abrirla y cerrarla para ir gestionando el calor. Las ventajas de este tipo de gestores de calor es que se calientan rápido y tienen un rendimiento constante, permiten ahorrar en carbones al usarse solo dos en lugar de tres, sirven para todo tipo de cerámicas, son muy finos y de fácil limpieza.

Gestor de calor Kaloud

Este tipo de gestores de calor para tu cachimba también se compone de dos partes: la base de acero, de mayor tamaño y altura y la tapa, con regulador para poder abrirla y cerrarla. Entre sus ventajas están su alto rendimiento directo una vez colocado en la cazoleta, ya que se utiliza sin papel de aluminio. Esto hace que ahorremos en tiempo y dinero. Otra de sus ventajas es que el tabaco tiene un sabor más intenso y ue le aporta a la cachimba un rendimiento perfecto.

Gestor de calor Screen

El último de los gestores de calor de los que vamos a hablar se compone de dos partes: una bandeja donde se colocarán nuestro carbones y una tapa con un tubo por donde se introduce la bandeja. En cuanto a las ventajas del Screen están la posibilidad evacuar el calor gracias a su tubo, lo que evita que la cerámica se recaliente y tabaco se queme fácilmente. El tubo, además, sirve para hacer de purga en las cachimbas que no las tengan. Este tipo de gestores de calor también permiten regular la temperatura, el no tener que usar papel de aluminio y su rendimineto constante.

Sin embargo, tenemos que contarte una desventaja de este tipo de gestor de calor, y es que solo puede utilizarse con la cazoleta de cerámica Turca. 

Cómo utilizar un gestor de calor correctamente

Por mucho que tengamos un buen gestor de calor de la mejor marca, de nada nos sirve si no sabemos utilizarlo para sacarle el mejor rendimiento. Por eso, queremos terminar nuestro post sobre gestores de calor para tu cachimba dándote algunos consejos de uso.

El primero y el más importantes es no meter nunca el gestor de calor en el hornillo. Esto puede crear un aumento de la temperatura tan rápido, que a la larga puede dañar nuestro gestor de calor, derritiéndolo o deteriorándolo. Hay que tener en cuenta que el objetivo de los gestores de calor es mantener y gestionar el calor de los carbones sobre la cazoleta pero no para ponerlo directamente en una resistencia que emite un calor de 1000w.

Aun así, si el gestor de calor no alcanza la temperatura que deseáis mediante los carbones y necesitais colocarlo en el hornillo, nuestra recomendación es que lo hagáis colocando encima unas 6-7 capas de papel de aluminio. De esta manera evitaréis el contacto directo con las resistencias del hornillo.

Otro consejo que os damos es que utiliceis estos gestores de calor con cazoletas que soporten consumos altos de temperatura (al menos 14, 16 o 18 gramos). Los gestores de calor producen altas temperaturas para poder sacar el mayor rendimiento a nuestro tabaco. Si usamos cazoletas de bajo consumo, quemaremos muy rápido el tabaco y tendrá un sabor a quemado en cuestión de minutos.

Y hasta aquí el post sobre los gestores de calor para tu cachimba. Esperamos que os haya resultado útil. Ya sabéis que podéis escribirnos siempre que queráis y resolveremos todas vuestras dudas.