Los vapers o cigarrillos electrónicos son algunos de nuestros productos estrella, y si en posts anteriores te contábamos la diferencia entre fumar y vapear, en este nuevo post hemos querido profundizar sobre cómo se usa un vaper si es tu primera vez.

Primeros pasos:

Lo primero que tienes que saber es que dependiendo de la marca, los vapers serán distintos con respecto a otros. Pero lo más importante para decantarse por uno u otro es la experiencia previa que tengas con ellos. Porque no es lo mismo que estés empezando a vapear y todavía no sepas cómo usar un vaper o que ya hayas probado alguna vez estos aparatos.

Debemos saber que los vapers de componen de distintas partes y una de ellas es el claromizador. Se trata de un tanque donde se depositan e-líquidos con el sabor que queramos y que se irá vaporizando mientras vapeamos. El claromizador será el encargado de gestionar el consumo del líquido. De esta manera podremos disfrutar de nuestro vaper sin tener que preocuparnos de volver a rellenarlo. Solo tendremos que hacerlo cuando veamos que está por debajo del límite.

Otro paso importante a la hora de saber cómo se usa un vaper y que muchas veces olvidamos, es leer las instrucciones. Esto es importante sobre todo si todavía no estás familiarizado con este tipo de cigarrillos electrónicos. También es importante dedicar unos minutos a leer las instrucciones para verificar que vienen todas las piezas que necesitamos.

Colocación de la batería

Una vez tengamos todos los elementos que componen el vaper, empezaremos colocando la batería en el interior del mod, que no es otra cosa que el vaper en sí, sin el atomizador ni la batería. Es decir, el cuerpo del vapeador.

Debemos tener precaución en este paso y asegurarnos de colocar correctamente la batería. Una mala disposición de ésta puede ocasionar un corto circuito y dañar el mod. El número de baterías que tenga dependerá del vaper. Podemos encontrarlos de una, dos o tres baterías.

Cargar la batería

Lo normal es que las baterías vengan con poca carga, por lo que una vez colocada la batería, nos dispondremos a cargar el mod. Lo ideal es que pongamos a cargar a tope cada una de las baterías con un cargador complementario y colocarlas posteriormente en el mod. Esto se debe a que el vaper carga y reconoce todas las baterías juntas, pero si una de ellas está al 100%, otra al 80% y otra al 70%, hará una media entre la carga de las tres y no marcará la carga como completa.

Montar el claromizador con la resistencia y el e-líquido

Este seguramente sea el paso más complicado para los que todavía no sabéis muy bien cómo se usa un vaper, ya que es frecuente que se cometan errores que pueden dañar el claromizador, la resistencia o el propio mod.

Lo primero que tendremos que hacer será coger una resistencia y empapar los algodones que se encuentran en el interior. Es importante que no queden secos, ya que si esto ocurre la resistencia terminará quemando el algodón. Esto provocará un sabor bastante desagradable y podría dañar gravemente la resistencia, dejándola inservible.

En nuestra web puedes encontrar resistencias de distintos tipos:

Algo muy importante a tener en cuenta es no introducir líquido en el interior de la resistencia. Tenemos que mojar un poco los algodones para que no lleguen a quemarse en seco y que soporten el calor que emite la resistencia, pero que no llegue a gotear por el exceso de líquido.

Una vez humedecida la resistencia con nuestro e-líquido, la enroscaremos con mucho cuidado en el atomizador, cerciorándonos de que quede completamente cerrado para evitar fugas. Este paso es muy importante porque  si nos acostumbramos a colocar el atomizador correctamente, estaremos alargando la vida útil de nuestro vaper.

Cuando tengamos colocada la resistencia, humedecido el algodón y montado el atomizador, solo nos quedará llenar el tanque con el e-líquido que hayamos elegido. Deberemos tener cuidado de no derramarlo ni en el exterior ni en el interior de la resistencia. El e-líquido solo debe absorber de los algodones.

¿Quieres encontrar tu e-liquid perfecto?

Llegó el momento de vapear

Ya hemos colocado la resistencia, tenemos el tanque lleno, la batería está en su sitio y cargada al 100%. Llegó la hora de encender nuestro vaper por primera vez.

La mayoría de los vapers y cigarrillos electrónicos cuenta con un sistema de protección para evitar que se encienda accidentalmente, por lo que deberás realizar un total de 5 pulsaciones, siempre que tu vaper disponga de este mecanismo.

Una vez encendido el vaper, podremos ver en su pantalla los dígitos que informan de la potencia a la que está configurado nuestro cigarrillo electrónico. La potencia se puede regular pulsando los botones de + o -, pudiendo seleccionar entre grados, watios u otros sistemas de medida. Te recomendamos que empieces con con poca potencia y que vayas aumentándola poco a poco hasta que encuentres el punto con el que mejor te sientas.

Cuando empecemos a notar un sabor a plástico quemado, será el momento de volver al paso 1, y sustituir la resistencia por una nueva.

Encuentra los mejores Vapers en nuestra web:

Y hasta aquí el post de hoy sobre cómo se usa un vaper. Esperamos que te haya ayudado en tus primeros pasos en el mundo del vapeo, pero si tienes alguna duda, ya sabes que siempre puedes contactar con nosotros. ¡Estaremos encantados de ayudarte!