La mayoría de nuestros clientes son fumadores asiduos de cachimba, pero también nos preguntáis muchos pidiéndonos información y consejos para empezar en el mundo cachimbero.

Por eso en este nuevo post hemos querido hacer una guía para principiantes, con las nociones básicas sobre cómo preparar una cachimba.

  1. Para preparar una cachimba, necesitamos además de la cachimba papel de aluminio, pinzas, carbones, un cenicero y un hornillo o encendedor, dependiendo de los carbones que vayamos a usar.
  1. Lo primero que tenemos que hacer es abrir nuestra cachimba y llenar el depósito de agua. Cuanto más pequeño sea el depósito de la cachimba, más fría tendrá que estar el agua para que no nos moleste a la hora de fumar. Un consejo que solemos dar es ponerle cubitos de hielo para que la fumada sea más placentera. Si la cachimba tiene un depósito grande podremos usar agua del grifo. Como la Dschinni Stealth Bomber Gold.
  1. Cuando llenemos el depósito debemos hacerlo por encima del tubo que va por dentro de la cachimba y que es por donde baja el humo. Este humo pasará a través del agua, refrigerándose y filtrándose. Cuanta más agua haya en el depósito, más frío saldrá el humo producido. En lugar de agua, podemos usar también otros líquidos como leche, agua de coco, piña colada…
  2. Lo siguiente que tenemos que hacer es llenar la cazoleta con el tabaco que vayamos a fumar. Hay que poner la cantidad justa de tabaco: ni mucho como para que rebose, ni poco para que apenas dé sabor. Es importante también no prensarlo demasiado para no taponar los agujeros por donde tendrá que pasar el humo. Lo mejor es desmenuzar el tabaco para que no quede compactado en la cazoleta. De esta manera, el aire podrá entrar correctamente y el carbón se irá quemando poco a poco.

    Una gran alternativa al tabaco convencional de cachimba son también las gelatinas. Se trata de una gelatina que contienen todo el aroma y glicerina necesarios para disfrutar de una cachimba sin contener nada de tabaco y nicotina. Se utilizan de forma idéntica que el tabaco, hierbas o consumibles similares y en nuestra web puedes encontrar dos tipos: las Ice Frutz de 50gr y la Ice Frutz de 100gr, ¡disponibles en distintos sabores!

3. En este paso cubriremos la parte superior de la cazoleta con papel de aluminio, teniendo que quedar la lámina totalmente estirada. Si te das un paseo por nuestra web, podrás encontrar un montón de papeles de aluminio de distintos tipos. Una vez colocado el papel de aluminio, iremos haciendo agujeros desde el centro hasta los bordes. Lo mejor es que hagamos todos los agujeros pequeños que podamos. De esta manera el carbón y el tabaco tendrán una combustión más lenta. Muchas pinzas vienen con una aguja para poder hacer los agujeros, pero si no la tienes, en nuestra web encontrarás distintos tipos de punzones para tu cachimba. Una vez tengamos esto hecho, pondremos el cenicero en la parte superior y colocaremos la cazoleta.

4. El último paso es quemar el carbón, cogiéndolos con las pinzas. Dependiendo del tipo de carbón que utilicemos, podremos hacerlo con un mechero o encendedor para los carbones de combustión rápida o necesitaremos un hornillo para los carbones naturales. Tanto los carbones de combustión rápida (también conocidos como autoencendidos) como los carbones naturales, puedes encontrarlos en nuestra web.

Y estos serían los pasos y los accesorios básicos para preparar tu cachimba. No olvides que si tienes cualquier duda puedes escribirnos para consultarnos, estaremos encantados de atenderte.