En el blog ya hemos hablado de partes importantes de la cachimba, como las mangueras o las cazoletas, así que hoy queremos contarte cómo elegir base para cachimba. Es uno de los componentes de la shisha más vistosos e importantes, ya que se encarga de almacenar el líquido filtrante. Este líquido normalmente es agua, pero también pueden usarse otros como leche u otro tipo de bebidas.

Para saber cómo elegir base para cachimba, debes tener en cuenta una serie de aspectos, como los diferentes modelos, materiales o características de cada una:

  • Diseño: Elegir uno u otro dependerá del estilo que busques. Normalmente las hay con un diseño más tradicional y otras con uno más moderno. El tradicional suele ser de cerámica mientras que el moderno es de vidrio, con detalles en acero inoxidable.
  • Material: Como acabamos de comentar, puedes encontrar bases para cachimba de distintos materiales y elección de uno u otro dependerá mucho del estilo que quieras darle. Las más conocidas son de cerámica, aunque las de vidrio son las más utilizadas. Esto es así porque el cristal permite observar la cantidad de líquido que queda, además de darle un toque más elegante a la cachimba.
  • Diámetro: Es lo que indica la anchura de tu base. Es importante tenerlo en cuenta porque cuanto mayor sea el diamétro, más liquido podrá almacenar la cachimba. Y cuanto más líquido, más largas serás tus sesiones de fumada. Las bases más grandes tienen diámetros más anchos, aunque puedes encontrar también modelos anchos para cachimbas pequeñas.
  • Otros: Muchos modelos de base tienen la opción de colocar luces LED para darle un estilo más moderno y llamativo. Este tipo de accesorios se usa mucho en restaurantes y clubes.

¿Cómo usar una base para shisha?

Si ya tienes claro cómo elegir base para cachimba pero necesitas un poco más de información sobre su uso, estos serían los distintos aspectos a tener en cuenta la primera vez que usas una:

  1. El nivel del agua: Llena la base con agua o con el líquido que hayas decidido. Lo mejor es llenarla hasta 3 centímetros por encima del tubo interior.
  2. El cierre: Coloca la válvula de cierre para impedir que el aire salga. Asegúrate de que esté bien sellado.
  3. La manguera: Coloca la manguera en su lugar. Es importante tener en cuenta que el aire no puede escaparse.
  4. La preparación: Coloca la cazoleta con la cantidad adecuada de hierba o tabaco que vayas a utilizar. No lo prenses demasiado para que el aire pueda pasar fácilmente. Después, cúbrela con papel de aluminio.
  5. El carbón: Enciende el carbón y colócalo encima del aluminio que has puesto en la cazoleta. Si tienes dudas sobre qué carbón elegir, no te pierdas el post que le dedicamos.
  6. Aspiración: ¡Ya solo queda inhalar por la boquilla de la manguera y disfrutar de la fumada!

Estos son los aspectos más importantes a tener en cuenta para elegir una base para tu cachimba. Pero si tienes cualquier duda, puedes contactar con nosotros y te ayudaremos en lo que necesites.